Las primeras 450 entradas de este blog las puedes consultar en el enlace Burguillos Viajero.

viernes, 23 de febrero de 2018

2168. ESTEPA (V), Sevilla: 28 de mayo de 2016.

66. ESTEPA, Sevilla. Portada lateral y torre de la igl. de San Sebastián.
67. ESTEPA, Sevilla. Portada lateral de la igl. de San Sebastián.
68. ESTEPA, Sevilla. Nave central y capilla mayor de la igl. de San  Sebastián.
69. ESTEPA, Sevilla. Retablo mayor de la igl. de San Sebastián.
70. ESTEPA, Sevilla. Retablo de San Juan Bautista, en la igl. de San Sebastián.
71. ESTEPA, Sevilla. Retablo de la Virgen del Rosario, en su capilla de la igl. de San Sebastián.
72. ESTEPA, Sevilla. Urna del Xto. yacente en la cap. del Rosario, de la igl. de San Sebastián.
73. ESTEPA, Sevilla. Retablo de la Virgen de la Soledad, en su capilla de la igl. de San Sebastián.
74. ESTEPA, Sevilla. Capilla de Jesús Nazareno, en la igl. de San Sebastián.
75. ESTEPA, Sevilla. Cúpula de la cap. de Jesús Nazareno, en la igl. de San Sebastián.
76. ESTEPA, Sevilla. Imagen de Jesús Nazareno en el retablo de su cap. de la igl. de San Sebastián.
77. ESTEPA, Sevilla. La Sgda. Familia en su capilla de la igl. de San Sebastián.
78. ESTEPA, Sevilla. Retablo de la Trinidad, en su capilla de la igl. de San Sebastián.
79. ESTEPA, Sevilla. Retablo del Crucificado de la cap. de Ánimas de la igl. de San Sebastián.
80. ESTEPA, Sevilla. Pùlpito de la igl. de San Sebastián.
81. ESTEPA, Sevilla. Fachada de la igl. de los Remedios.
82. ESTEPA, Sevilla. Exterior de la igl. de los Remedios.
83. ESTEPA, Sevilla. Retablo mayor y cúpula de la igl. de los Remedios.
84. ESTEPA, Sevilla. El retablo mayor de la igl. de los Remedios desde otra perspectiva.
85. ESTEPA, Sevilla. Cúpula sobre la capilla mayor de la igl. de los Remedios.
86. ESTEPA, Sevilla. Púlpito de la igl. de los Remedios.
87. ESTEPA, Sevilla. Cap. Sctal. de la igl. de los Remedios.
88. ESTEPA, Sevilla. Xto. atado a la Columna, de la igl. de los Remedios.
89. ESTEPA, Sevilla. Cap. del Dulce Nombre de Jesús, en la igl. de los Remedios.
90. ESTEPA. Sevilla. Camarín de la Virgen de los Remedios en la igl. homónima.
91. ESTEPA, Sevilla. Detalle de la cúpula del camarín de la igl. de los Remedios.
ESTEPA (V), provincia de Sevilla: 28 de mayo de 2016.
Iglesia de San Sebastián
   Es un templo de tres naves más dos de capillas y presbiterio cuadrado. Las naves se separan mediante arcadas de medio punto que apean sobre pilares de sección octogonal. Se cubren las tres naves con bóveda de cañón rebajado con arcos fajones y lunetos y las capillas con otras de diversos tipos. Exteriormente destaca la fachada de los pies, cuya portada, de esquema clasicista, queda delimitada lateralmente por dos gruesos contrafuertes de sección mixtilínea. Al lado derecho se abre una portada de piedra tallada, cuyo vano de medio punto se enmarca mediante columnas corintias exentas, que soportan el entablamento y el segundo cuerpo, en cuya hornacina aparece una imagen de la Virgen con el Niño, fechándose el conjunto en el siglo XVIII. La torre, adosada a los pies del edificio, consta de dos cuerpos y un chapitel. Las tres naves y la capilla mayor constituyen el núcleo inicial del edificio realizado en el último tercio del siglo XVI, pues está documentado el encargo que, a este respecto, hizo la familia Centurión al arquitecto genovés Vicente Boyol en 1568. En el siglo siguiente se adosa la capilla de la Soledad y a fines del siglo XVIII y principios del XIX se realizan obras de restauración y se construyen el resto de las capillas y otras dependencias.
   El retablo mayor consta de banco, tres calles separadas por estípites y ático. Se fecha hacia 1760 se relaciona con Fracisco Primo, autor de la sillería del coro. En él se encuentran un manifestador con la Inmaculada, la imagen del santo titular en la hornacina, las esculturas de San Pedro y San Pablo, en los laterales, y el Crucificado en el ático. Todas las imágenes son de la época del retablo. También existe en la capilla mayor un lienzo de la Inmaculada del siglo XVIII.
   En el testero de la nave izquierda se encuentra un retablo de estípites y rocalla, de hacia 1760, con la imagen de San Juan Bautista (en el momento de la visita no se encontraba la imagen), obra realizada por Luis Salvador Carmona en 1743. A los lados se hallan San Antón y San Francisco de Paula, éste último atribuido al taller de Carmona, apareciendo en el ático San Miguel; todas estas piezas se datan en la misma época del retablo. En la capilla dedicada a la Virgen del Rosario hay un retablo con decoración de rocalla, del tercer cuarto del siglo XVIII, con una imagen de esta advocación, obra del escultor Diego Márquez, quien la realizó en 1780. También en esta capilla se encuentra una urna de madera tallada y dorada de mediados del siglo XVIII que contiene un Cristo yacente, de la misma época. En la capilla de la Soledad hay un retablo con estípites y decoración de rocalla del tercer cuarto del XVIII, donde se halla la imagen titular. En la capilla de Jesús Nazareno, en un retablo moderno, figura la imagen del titular, obra de vestir atribuida a Luis Salvador Carmona y realizada entre 1743 y 1746. Existen además en esta capilla otros dos retablos del tercer cuarto del siglo XVIII con imágenes modernas. En los muros se sitúan lienzos del siglo XVIII con San Francisco Javier y la Virgen de los Dolores. Sobre la puerta de ingreso a esta capilla se halla un liezo del siglo XVIII y una lámpara de plata repujada de la misma época.
   Sobre el testero de la nave derecha se halla un retablo de estípites y rocalla con imágenes de serie, excepto la Virgen con el Niño situada en el ático, que puede datarse hacia 1700. En la capilla de la Sagrada Familia, en un retablo de mediados del siglo XVIII, se sitúa el grupo titular, atribuible a Luis Salvador Carmona o a su escuela. En el muro de la nave hay un gran lienzo de gran tamaño con la Anunciación, de esquema arcaizante. En la capilla de la Trinidad existe un retablo del segundo tercio del siglo XVIII, con el grupo titular entre santos de la orden trinitaria, de la época del retablo. En esta capilla se encuentran circunstancialmente las imágenes del siglo XVIII de San Francisco de Paula, del círculo de Risueño, San Nicolás de Tolentino y San Blas, de la primera mitad del siglo, y de San Gaspar Bono. En la Capilla de Ánimas hay un retablo de estípites del siglo XVIII en el que se encuentra un Crucificado de escuela sevillana de hacia 1700, colgando del muro un lienzo con el tema de Cristo Fuente de la Vida, del mismo siglo. En el coro, que se sitúa a los pies y en alto, existe una sillería con óvalos de relieve, en la que intervino Francisco Primo. Ocupando el medio punto del hastial figura un gran lienzo con la escena del Calvario orlada con otra de la Pasión, del siglo XVIII.
   En la nave central se encuentra un púlpito de jaspes polícromos con relieves de los padres de la Iglesia y tornavoz de madera dorada, todo del siglo XVIII. Colocado en el techo de esta nave hay un  lienzo de la Trinidad, obra de Juan de Espinal realizada entre 1770 y 1780. Repartidos por los muros del templo hay una serie de cinco lienzos sobre la vida de San Francisco de Paula, de los cuales el que representa al Santo con Sixto IV es obra de Juan de Espinal, de la misma fecha que la Trinidad. Otras dos series adornan las paredes del templo, una de hacia 1700, y otra de un Apostolado, que se fecha en 1870.
   En la sacristía, además de un armario tallado de mediados del XVIII, se conservan piezas de orfebrería entre las que destacan un ostensorio manierista de fines del XVI, un cáliz de plata dorada de la misma época y otro repujado con aristas helicoidales de mediados del siglo XVIII.
Iglesia de los Remedios (Veracruz)
   Consta de una sola nave con capillas laterales y presbiterio diferenciado, al que se adosa un gran camarín de planta octogonal, bajo el que se aloja la sacristía. La tribuna del coro está situada a los pies, apoyada en una triple arcada con columnas de jaspe rojo. La nave se cubre con bóveda de cañón rebajada con arcos fajones y lunetos. El arco triunfal es trilobulado y el presbiterio posee una bóveda de corte mixtilíneo. La de la sacristía es de arista de ocho paños y el camarín se cubre con media naranja gallonada. En el exterior, la portada principal, realizada en caliza blanca, está fechada en 1743. En el edificio se distinguen dos periodos constructivos: al primero corresponde el cuerpo de la nave, cuyo origen pudo ser una iglesia medieval de arcos transversales; al segundo, coincidiendo con el barroco del siglo XVIII, la remodelación de la nave. A ésta se añadieron el presbiterio, el conjunto del camarín, la escalera y algunas capillas laterales. Son obras del maestro Cristóbal García, quien junto con Juan Antonio Blanco, trabajó en el camarín entre 1754 y 1790. Finalmente en los siglos XIX y XX se adosaron las demás capillas entre los contrafuertes exteriores.
   El retablo mayor, de un cuerpo con tres calles separadas por estípites, fue realizado entre 1733 y 1741 por el artista ecijano Juan José González Cañero. Hacia 1760, coincidiendo con la ornamentación del templo, debió de reformarlo el maestro antequerano Francisco Primo. En el banco, a los lados del sagrario, están las imágenes de San Joaquín, Santa Ana y los Sants Juanes, atribuidas a José de Medina. En la calle central se sitúa la imagen de candelero de la titular, y en los laterales San Pedro y San Pablo. Cuatro ángeles músicos y lampareros repartidos por el retablo son también de Medina. En el ático figura un relieve con la invención de la Santa Cruz.
   En el crucero se hallan dos retablos de estípites realizados por Francisco Primo entre 1762 y 1763. El del lado izquierdo sirve de embocadura a un camarín con bóveda de yeserías caladas, que aloja una Inmaculada de vestir del siglo XIX, colocada sobre una peana del siglo anterior. En las calles laterales figuran San Blas y San Juan Nepomuceno. El del flanco derecho está dedicado a San Antonio Abad, obra del escultor José de Medina, ocupando los laterales dos santos jesuitas.
   En el lado izquierdo de la nave se halla un púlpito de jaspe, al que sigue un retablo de hacia 1760, presidido por una imagen moderna de María Auxiliadora. La Capilla Sacramental data del siglo XIX, al igual  que su conjunto decorativo, salvo dos lámparas de plata repujadas del último tercio del siglo XVIII. En la capilla del Cristo atado a la columna hay una pequeña Inmaculada de tipo castellano del siglo XVII.
   En el lado derecho se halla un retablo también de hacia 1760, dedicado a San José, escultura granadina de la misma época. Sigue la capilla de la Sagrada Familia, con un retablo de la segunda mitad del siglo XVIII. A la izquierda se sitúa la imagen de la Virgen del Valle, obra de José Medina de mediados del siglo XVIII, al igual que San Judas Tadeo, que ocupó la calle derecha. Por último, en la capilla del Dulce Nombre, en un retablo moderno, se sitúa la imagen titular, obra del siglo XVII. Decoran además la nave ocho ángeles lampareros, pinturas y relieves de los siglos XVIII y XIX, con marcos dorados, y una gran lámpara repujada del último tercio del siglo XVIII, formando todo ello un suntuoso conjunto decorativo.
   El núcleo de sacristía, escalera y camarín fue realizado entre 1758 y 1790 por el maestro Nicolás Bautista de Morales, interviniendo diversos artífices en las labores decorativas. A través de las puertecillas laterales del retablo mayor se accede a la sacristía, estancia de planta octogonal con exedras en cada uno de sus lados, tres de las cuales, en concreto las situadas sobre la cajonería, están recubiertas con decoración de rocalla dorada y estípites. En la central se sitúa un Crucificado del escultor Diego Márquez, apareciendo en un marco oval, de la misma época, un lienzo de la Virgen de Guadalupe.
   La escalera de subida al camarín posee baranda de forja y en ella se hallan, además de un Crucificado del segundo tercio del siglo XVI, tres lienzos del siglo XVII. El camarín es ejemplo notable dentro de los numerosos que se construyeron en Andalucía en el siglo XVIII. Sus muros se dividen en paños por estípites de fábrica estofados, entre los que se sitúan esculturas de dos Arcángeles, San José, San Joaquín, Santa Ana y San Antonio de Padua, además de diez relieves con escenas de la vida de Jesús y María. En los elementos de la bóveda hay pinturas de los padres de la Iglesia y los  Evangelistas. La peana de la Virgen es obra del artífice Jerónimo Muñoz de hacia 1760.
   Entre las numerosas piezas que procedentes de Santa María conserva el templo destaca, en primer lugar, una reliquia del Lignum Crucis contenido en una cajita de plata dorada y repujada con el relieve de San Nicolás e inscripciones en caracteres latinos y griegos, fechable en el siglo XVI. La cruz parroquial es de plata dorada y cincelada del último cuarto del siglo XVI; su manzana, de sección circular, se organiza en dos cuerpos y se decora con relieves de los apóstoles entre atlantes. En el anverso, aparece un Crucificado sobre medallón con relieve paisajístico y en el reverso la Asunción de la Virgen. En los brazos aparecen figuras de los Evangelistas y otras alegóricas. Finalmente se halla un juego de pontifical de plata repujada con decoración de cartelas de rocalla compuesto por cruz de altar, seis candeleros y seis floreros, con las marcas de Leiva y Repiso, datable en el último tercio del siglo XVIII.
   Procedente de la iglesia de la Asunción se guardan aquí un cáliz de plata repujada y grabada con decoración de cartelas y costillas en la manzana y en la copa, del segundo tercio del siglo XVII.
   Entre las piezas propias de la iglesia de los Remedios destaca una pareja de atriles de plata repujada con decoración vegetal, fechados en 1752, y una cruz parroquial de plata repujada del siglo XVIII, con decoración de rocalla y símbolos de los gozos de la Virgen que presenta las marcas de los plateros ecijanos Pando y Gaitán y data del último tercio del siglo XVII.

Textos de:
ARJONA, Rafael. Guía Total: Andalucía. Ed. Anaya. Madrid, 2005.
ARJONA, Rafael y WALLS, Lola. Guía Total: Sevilla. Ed. Anaya. Madrid. 2007.
MORALES, Alfredo J.; SANZ, María Jesús; SERRERA, Juan Miguel y VALDIVIESO, Enrique. Guía artística de Sevilla y su provincia II. Fundación José Manuel Lara y Diputación Provincial de Sevilla. Sevilla, 2004.

Enlace a la Entrada anterior de Estepa:

jueves, 22 de febrero de 2018

2167. ESTEPA (IV), Sevilla: 28 de mayo de 2016.

45. ESTEPA, Sevilla. Vista lateral de la igl. de Ntra. Sra. del Carmen.
46. ESTEPA, Sevilla. Portada de la igl. de Ntra. Sra. del Carmen.
47. ESTEPA, Sevilla. Detalle de la portada de la igl. de Ntra. Sra. del Carmen.
48. ESTEPA, Sevilla. Puerta de acceso al interior de la igl. de Ntra. Sra. del Carmen.
49. ESTEPA, Sevilla. Interior de la igl. de Ntra. Sra. del Carmen.
50. ESTEPA, Sevilla. Bóveda del antepresbiterio de la igl. de Ntra. Sra. del Carmen.
51. ESTEPA, Sevilla. Vista de la bóveda, desde el presbiterio hacia los pies, de la igl. de Ntra. Sra. del Carmen.
52. ESTEPA, Sevilla. Sacristía de la igl. de Ntra. Sra. del Carmen.
53. ESTEPA, Sevilla. La Virgen del Carmen y la cúpula del camarín, en la igl. de Ntra. Sra. del Carmen.
54. ESTEPA, Sevilla. La Virgen del Carmen en su camarín de la igl. de Ntra. Sra. del Carmen.
55. ESTEPA, Sevilla. Retablo mayor de la igl. de Ntra. Sra. del Carmen.
56. ESTEPA, Sevilla. Púlpito de hierro forjado y recortado de la igl. de Ntra. Sra. del Carmen.
57. ESTEPA, Sevilla. Retablo del Xto. de la Humildad de la igl. de Ntra. Sra. del Carmen.
58. ESTEPA, Sevilla. Retablo de San Juan Nepomuceno, en la igl. de Ntra. Sra. del Carmen.
59. ESTEPA, Sevilla. Detalle del retablo de San José, en la igl. de Ntra. Sra. del Carmen.
60. ESTEPA, Sevilla. Retablo de la Virgen de los Dolores, de la igl. de Ntra. Sra. del Carmen.
61. ESTEPA, Sevilla. Calvario de la igl. de Ntra. Sra. del Carmen.
62. ESTEPA, Sevilla. La torre de la Victoria.
63. ESTEPA, Sevilla. Otra perspectiva de la torre de la Victoria.
64. ESTEPA, Sevilla. Ruinas de la antigua igl. del cvto. de la Victoria.
65. ESTEPA, Sevilla. Restos de la igl. del cvto. de la Victoria.
ESTEPA (IV), provincia de Sevilla: 28 de mayo de 2016.
Iglesia de Nuestra Señora del Carmen  
   Es un templo de una sola nave con sacristía y camarín adosados a la cabecera. Se cubre mediante una bóveda de cañón rebajado con lunetos, media naranja sobre pechinas en el antipresbiterio y bóveda vaída en el presbiterio. El conjunto formado por la sacristía, el camarín y su escalera forman un núcleo independiente, al igual que en otras iglesias de esta villa. La sacristía que ocupa la parte baja del camarín es de planta cuadrada y se cubre mediante cuatro bóvedas de aristas apoyadas en una columna central de jaspe rojo. La caja de la escalera posee bóveda barroca y el camarín una media naranja sobre pechinas, dividida en ocho paños. Al exterior, en la fachada de los pies, se alza una portada tallada en mármoles, compuesta por dos cuerpos prolijamente decorados. Se inició en 1763 y es obra de Andrés Zabala. Se sabe que en este lugar existió una capilla que fue ampliada en la segunda mitad del siglo XVII, construyéndose el núcleo de la cabecera a lo largo de la primera mitad del siglo XVIII y finalizándose su decoración interior y exterior algunos años después.
   Constituye el interior de este edificio uno de los conjuntos decorativos más homogéneos, desde el punto de vista artístico, de la villa de Estepa, ya que tanto la arquitectura como los retablos, imágenes, pinturas y decoración mural, responden a un único criterio estético imperante en la Andalucía del siglo XVIII.
   El retablo mayor, compuesto de banco, un cuerpo con tres calles y remate, data de mediados del siglo XVIII y recuerda las obras de Juan José González Cañero. En la vitrina del banco se sitúa un grupo escultórico del Calvario y del mismo siglo, y sobre ella, en el manifestador, una pequeña imagen de la Inmaculada. En las calles laterales se sitúan San Gabriel y San Rafael, del momento del retablo. En el camarín aparece la imagen titular, de vestir, tal vez de la segunda mitad del XVII, aunque muy restaurada posteriormente. Se halla colocada en un conjunto de peana y baldaquino de madera dorada con motivos de rocalla y angelotes, datable en el tercer cuarto del siglo XVIII. También en el presbiterio se halla un conjunto de consola y espejos de talla dorada con motivos de rocalla de la época citada, al igual que las vitrinas con imágenes dispuestas a ambos lados. En el arco toral, además de los ángeles con lámparas de plata cordobesa, se sitúa el púlpito, de hierro forjado y recortado con su tornavoz en forma de corona del mismo material, obra de mediados del siglo XVIII.
   En el lado izquierdo aparece, en primer lugar, un retablo de escuela ecijana dedicado al Cristo de la Humildad y realizado por Juan Guerrero en 1770, en el que también se sitúan otras imágenes de la misma época. Sigue un retablo con decoración de estípites y cardos del segundo tercio del siglo XVIII, dedicado a San Juan Nepomuceno, cuya imagen data del mismo momento. A los pies de la nave se dispone un edículo de madera tallada y dorada que contiene una imagen del arcángel San Miguel, todo del tercer cuarto del citado siglo.
   En el lado derecho aparece en primer lugar un retablo gemelo al del Cristo de la Humildad, de la misma mano y fecha, dedicado a San José, imagen fechable hacia 1754 y relacionable con Luis Salvador Carmona. Figura a continuación otro retablo con estípites y cardos del segundo tercio del siglo XVIII con la imagen de la Virgen de los Dolores, obra realizada en 1787 por el escultor Diego Márquez. Finalmente figura una vitrina con una imagen de San Antonio de Padua, del mismo estilo y fecha que el situado frente a él. Decoran  además la nave ocho medallones de relieve con temas hagiográficos del siglo XVIII y varios lienzos pequeños de los siglos XVIII y XIX situados en el sotocoro. Otras pinturas con temas carmelitas encastradas en molduras, decoran las bóvedas, medios puntos de la nave y el antepresbiterio, siendo datables igualmente en el siglo XVIII.
Torre de la Victoria
   Es el único resto que ha quedado del convento del mismo nombre tras su desaparición. Consta de cinco cuerpos y chapitel. En los dos primeros se usan pilastrones almohadillados y en los demás diversos tipos de soportes barrocos adosados, todo ello realizado en ladrillo. Por una inscripción se sabe que la torre se construyó de 1760 a 1766. La iglesia, desaparecida en el siglo XX, databa de comienzos del XVII y poseía un importante patrimonio artístico, hoy día desperdigado por otras iglesias de Estepa o de fuera de la localidad, como por ejemplo el magnífico púlpito de mármol labrado que se halla en la parroquia del Corpus Christi de Sevilla.

Textos de:
ARJONA, Rafael. Guía Total: Andalucía. Ed. Anaya. Madrid, 2005.
ARJONA, Rafael y WALLS, Lola. Guía Total: Sevilla. Ed. Anaya. Madrid. 2007.
MORALES, Alfredo J.; SANZ, María Jesús; SERRERA, Juan Miguel y VALDIVIESO, Enrique. Guía artística de Sevilla y su provincia II. Fundación José Manuel Lara y Diputación Provincial de Sevilla. Sevilla, 2004.

Enlace a la Entrada anterior de Estepa:

miércoles, 21 de febrero de 2018

2166. ESTEPA (III), Sevilla: 28 de mayo de 2016.

17. ESTEPA, Sevilla. Torre del homenaje del Castillo, con los restos de la fortificación.
18. ESTEPA, Sevilla. La torre del homenaje del Castillo.
19. ESTEPA, Sevilla. Una última perspectiva de la torre del homenaje del Castillo.
20. ESTEPA, Sevilla. Torre ochavada del recinto amurallado del Castillo.
21. ESTEPA, Sevilla. Torre de la igl. de Sta. Mª.
22. ESTEPA, Sevilla. Zona primitiva de la igl. de  Sta. Mª.
23. ESTEPA, Sevilla. Cap. bautismal en la zona primitiva de la igl. de Sta. Mª.
24. ESTEPA, Sevilla. Capilla mayor y retablo de la igl. de Sta. Mª.
25. ESTEPA, Sevilla. Pilar y bóvedas de la igl. de Sta. Mª.
26. ESTEPA, Sevilla. Coro y órgano de la igl. de Sta. Mª.
27. ESTEPA, Sevilla. El retablo mayor de la igl. de Sta. Mª.
28. ESTEPA, Sevilla. Retablo de San Juan Evangelista, en la igl. de Sta. Mª.
29. ESTEPA, Sevilla. Imagen de San Juan Evangelista en su retablo de la igl. de Sta. Mª.
30. ESTEPA, Sevilla. Retablo de la Inmaculada de la igl. de Sta. Mª.
31. ESTEPA, Sevilla. Retablo de San Pedro en cátedra, de la igl. de Sta. Mª.
32. ESTEPA, Sevilla. San Pedro en cátedra, en su retablo de la igl. de Sta. Mª.
33. ESTEPA, Sevilla. Retablo de la Virgen del Rosario, de la igl. de Sta. Mª.
34. ESTEPA, Sevilla. Púlpito de la igl. de Sta. Mª.
35. ESTEPA, Sevilla. Dolorosa de la igl. de Sta. Mª.
36. ESTEPA, Sevilla. Interior de la igl. del cvto. de Sta. Clara, desde los pies hacia el presbiterio. con el retablo mayor al fondo.
37. ESTEPA, Sevilla. Otra vista del interior de la igl. del cvto. de Sta. Clara, desde el presbiterio hacia los pies.
38. ESTEPA, Sevilla. Cúpula de la igl. del cvto. de Sta. Clara.
39. ESTEPA, Sevilla. Retablo de la Inmaculada en la igl. del cvto. de Sta. Clara.
40. SEVILLA, capital. Retablo de San José, en la igl. del cvto. de Sta. Clara.
41. SEVILLA, capital. Retablo de San Miguel Arcángel, en la igl. del cvto. de Sta. Clara.
42. ESTEPA, Sevilla. Retablo del Calvario, de la igl. del cvto. de Sta. Clara.
43. ESTEPA, Sevilla. Retablo de San Juan Bautista, en la igl. del cvto. de Sta. Clara.
44. ESTEPA, Sevilla. Lámpara de plata de la igl. del cvto. de Sta. Clara.
ESTEPA (III), provincia de Sevilla: 28 de mayo de 2016.
   El recinto fortificado ocupa la parte alta del cerro en el que se ubica la villa, el cerro de San Cristóbal. En la actualidad se conservan algunos lienzos y cubos de muralla sobre todo en el sector sureste, alternando las de planta cuadrada con las semicirculares. En el lado oeste, próximo a la zona donde estaba la entrada principal del recinto y siriviendo de baluarte defensivo, se alza el antiguo alcázar o castillo, del cual se conserva la Torre del Homenaje, que, en origen, fue una torre albarrana concectada con el alcázar propiamente dicho. Posee únicamente una cámara en la parte alta cubierta mediante bóveda gótica de ocho nervios de piedra con plementería de ladrillo.
   El recinto actual debe de seguir el trazado de la fortificación musulmana. Al pasar la villa en tiempos de Alfonso X a manos de la Orden de Santiago, sus maestres realizaron importantes obras de consolidación, sobre todo en las décadas finales del siglo XIV bajo el mandato de D. Lorenzo Suárez de Figueroa. Es entonces cuando además de construir la citada torre, se revistieron los antiguos muros de tapial de la muralla exterior con piedra, intercalando entre los torreones cuadrados los de sección semicircular.
   Finalizada la Reconquista y habiendo pasado Estepa a formar parte del Señorío de la familia Centurión, este conjunto perdió su carácter defensivo, convirtiendo los marqueses en palacio el antiguo alcázar. No obstante, a consecuencia del posterior abandono de la zona, tanto por la población como por los marqueses, a fines del siglo XVIII todo se hallaba en estado ruinoso.
Iglesia de Santa María
   El edificio está formado por dos partes bien diferenciadas. La primitiva se sitúa a los pies y se compone de dos tramos irregulares con arcos apuntados y una cubierta endolada, de yeso, con original diseño. La parte de la cabecera, unida de modo irregular a la anterior, se compone de tres naves con tres tramos más un presbiterio rectangular. Los pilares son fasciculados y las bóvedas estrelladas con diversos diseños. Tras el presbiterio se coloca la sacristía, espacio de planta rectangular cubierto por bóveda de cañón con arcos fajones y lunetos.
   La parte de los pies parece ser lo que ha quedado de una iglesia medieval de arcos transversales que iba siendo derribada a medida que avanzaba la construcción del nuevo edificio, comenzado quizá a fines del siglo XV, y en el que se siguió trabajando durante la primera mitad del siglo XVI, época a la que pertenece la tipología de sus bóvedas. La sacristía se edificó en el siglo XVIII y la torre, destruida en el siglo XIX, se reconstruyó totalmente en 1894.
   El retablo mayor consta de de banco, dos cuerpos con cinco calles y ático. La calle central se organiza mediante un sagrario manifestador, con un relieve de la Santa Cena sobre el que se coloca otro de forma oval con la Asunción. En la calle de la izquierda hallamos un San Pedro, un relicario fechado en 1639 y relieves de San Juan y San Mateo. En el segundo cuerpo de este lado se hallan San Andrés y una pintura con San Lorenzo. En las calles de la derecha vemos otro relicario y la imagen de un apóstol, los relieves de San Marcos y San Lucas, un lienzo con San Francisco de Asís y la escultura de un apóstol. En el ático existe un grupo del Calvario y los santos Juanes. Consta documentalmente que entre 1583 y 1589 trabajaban en el retablo mayor de esta iglesia Andrés de Ocampo, Juan Bautista Vázquez y Jerónimo Hernández, cuya intervención en la obra es muy difícil de identificar hoy, pues, aunque se ha conservado la estructura general del retablo y parte de los relieves, esculturas y pinturas que fueron realizándose a fines del siglo XVI y primera mitad del XVII, la obra quedó enmascarada por la reforma y redecoración barroca efectuada hacia 1770.
   En el testero de la nave izquierda figura un retablo, fechable hacia 1770 y próximo a las creaciones de los talleres de Antequera, en el que se halla usualmente una imagen de San Juan Evangelista, de escuela montañesina de mediados del siglo XVII. Sobre el muro de este lado se sitúa un retablo sin policromar del tercer cuarto del siglo XVIII, dedicado a la Inmaculada.
   En el testero de la nave derecha se encuentra un retablo también de hacia 1770 y de recuerdos antequeranos, presidido por una imagen de San Pedro en la cátedra, obra realizada por el escultor Lázaro Pérez Castellano en 1620. Sigue en este lado un retablo del siglo XVIII dedicado a la Virgen del Rosario. En la nave central se sitúa el coro, cuya sillería con relieves de medias figuras en óvalos data del mismo siglo. En la Sacristía se guarda un San Pablo ermitaño de Benito de Hita y Castillo. La orfebrería del templo corresponde en su mayoría al siglo XVIII, y entre sus piezas figura una campanilla, fechada en 1775, cuya importancia reside en presentar por vez primera la marca de la ciudad de Estepa. Sin embargo, la pieza más interesante es un relicario de Santa Inés, de tipo sol y original diseño, marcado en Nüremberg por Jacob Schenauer, platero alemán del último tercio del siglo XVI.
Iglesia del Convento de Santa Clara
   Consta de una sola nave cubierta con bóveda de cañón con fajones y lunetos y media naranja sobre pechinas en el antepresbiterio. Los paramentos y bóvedas poseen una decoración de recuadros y motivos geométricos. Exteriormente destaca la portada lateral derecha, realizada en piedra. El edificio puede datarse en el primer cuarto del siglo XVII, siendo un ejemplo característico de templo conventual de esa época. Su interior muestra un conjunto decorativo formado por las pinturas murales que, adaptándose a la compartimentación de muros y bóvedas preexistente, cubre toda la superficie mediante motivos vegetales estilizados a modo de cartelas y hornacinas que enmarcan figuras de diversos santos. Por razones estilísticas, esta decoración puede datarse en el último cuarto del siglo XVII. En la bóveda del antepresbiterio aparecen los Evangelistas y los Padres de la Iglesia. En los medios puntos laterales, los Apóstoles, y en las pilastras, santos franciscanos, dominicos y terceros.
   El retablo mayor, de orden salomónico, es obra de Pedro Ruiz Paniagua, quien lo realizó en 1708. Se compone de una parte frontal, el retablo propiamente dicho, y una orla exterior que lo enmarca. El esquema general resulta algo arcaizante si bien la decoración es la usual entre los seguidores de Simón de Pineda. La calle central se organiza con sagrario, manifestador y medallón superior y en las calles laterales se sitúan, sobre peanas, Santa Clara y San Francisco, obras del barroco sevillano tal vez del siglo XVII, y en el segundo cuerpo, San Antonio de Padua y San Pedro de Alcántara que, al igual que el relieve de la Trinidad del ático, parecen de la época del retablo. En la orla exterior se sitúan las imágenes de San Pedro y San Pablo y dos santos franciscanos. En el antepresbiterio, a ambos lados, se sitúan retablos gemelos de orden salomónico muy vinculados estilísticamente al principal. El del lado izquierdo se dedica a la Inmaculada, y se atribuye al mismo autor del retablo mayor, quien pudo realizarlo en la misma fecha. La imagen mariana está flanqueada por San Joaquín y Santa Ana, presentando en el ático un relieve de San José con el Niño, coetáneos del retablo. El retablo del lado derecho está dedicado a San José, escultura de escuela granadina de hacia 1700 que aparece flanqueado por San Buenaventura y San Luis, figurando en el ático San Pedro de Alcántara, todos de la época del retablo.
   En la nave izquierda se encuentra, en primer lugar, un retablo de estípites con decoración de cardos que se dedica a San Miguel Arcángel, junto con San Benvenuto y San Blas, apareciendo en el ático un relieve con Santa Clara. Es obra realizada por Antonio Ribera en 1715. Sigue otro retablo de la misma época que contiene un Calvario, cuyo Cristo es de pasta de papel. A continuación hay una pintura mural con una escena de la leyenda de Santa Úrsula y junto a ella un púlpito de forja con su tornavoz de madera, de fines del siglo XVII. En el lado derecho se encuentra un retablo análogo al de San Miguel y, por tanto, de la misma fecha y autor, que se dedica a San Juan Bautista, apareciendo también las imágenes de Santa Isabel, San Zacarías y un relieve del Bautismo de Cristo, todo de la misma época. A continuación hay un cancel de madera tallada de escuela ecijana, fechado en 1760, con tondo en relieve de la Divina Pastora, flanqueada por San Francisco y Santa Clara. Por último, existe una pintura mural con San Cristóbal. En el muro de separación con el coro hay pinturas de San Jorge, San Martín y varias con escenas de la vida de Santa Clara. En la clausura conventual se conservan unas esculturas del Crucificado y de San Joaquín, relacionadas con la escuela de Luis Salvador Carmona.

Textos de:
ARJONA, Rafael. Guía Total: Andalucía. Ed. Anaya. Madrid, 2005.
ARJONA, Rafael y WALLS, Lola. Guía Total: Sevilla. Ed. Anaya. Madrid. 2007.
MORALES, Alfredo J.; SANZ, María Jesús; SERRERA, Juan Miguel y VALDIVIESO, Enrique. Guía artística de Sevilla y su provincia II. Fundación José Manuel Lara y Diputación Provincial de Sevilla. Sevilla, 2004.

Enlace a la Entrada anterior de Estepa: