Las primeras 450 entradas de este blog las puedes consultar en el enlace Burguillos Viajero.

domingo, 26 de marzo de 2017

1834. PARIS** (IX), capital: 19 de agosto de 2014.

118. PARÍS, capital. Ante el Musée du Louvre.
119. PARÍS, capital. Ante el Arc de Triomphe du Carrousel.
120. PARÍS, capital. El Musée d'Orsay desde el Quai du Louvre.
121. PARÍS, capital. El Pont des Arts y el Institut de France.
122. PARÍS, capital. En el Pont des Arts.
123. PARÍS, capital. El Institut de France.
124. PARÍS, capital. El Musée du Louvre desde el Pont des Arts.
PARIS** (IX), capital del departamento, de la región y de Francia: 19 de agosto de 2014.
MUSÉE DU LOUVRE
   Es el más grande de París y uno de los más importantes del mundo. Construido bajo el reinado de distintos regentes, ha sido siempre símbolo del poder del rey y de la nación y escenario de grandes acontecimientos nacionales. Es también uno de los lugares predilectos de los parisinos para el paseo del domingo. Hasta la revolución fue la sede de la Academia de pintura y escultura y, hasta 1806, la residencia de algunos artistas y sus familias.
   El palacio**. Tras haber residido durante años en los castillos del Loira y a su regreso de Italia en 1528, Francisco I quiso construir en París un palacio que pudiera rivalizar con el Vaticano y Hampton Court y para ello contrató al humanista Pierre Lescot. Desde sus inicios el Louvre ha sido terreno de prueba de los diversos arquitectos que han participado en su construcción. Los diseños de Lescot, realizados durante el reinado de Enrique IV, conformaron el primer núcleo de lo que más tarde sería el Grand Dessin (1594), que continuó creciendo hasta el siglo XIX. El Grand Louvre de Mitterand es, pues, la continuación de un proyecto desarrollado durante siglos.
   Francisco I ordenó la demolición del fuerte erigido por Felipe Augusto en 1190 para construir en su lugar una gran terraza que llegase al Sena. Para ello pidió consejo al humanista Pierre Lescot quien diseñó el ala oeste de la Cour Carré, a la izquierda del pavillon de l'Horloge. Francisco I murió en 1547 sin ver concluido el proyecto. Su hijo Enrique II ordenó la construcción de un edificio similar en el ala sur y, para unir las dos alas, Lescot diseñó un pabellón con magníficas vistas sobre el río que se convertiría más tarde en la residencia del rey. A la muerte de Enrique II, Catalina de Médicis dio carta blanca a P. Delorme (1564) para construir un nuevo palacio (las Tullerías) al este del Louvre. Hacia 1566 Carlos IX encargó a Lescot la Petite Galerie, comunicada con el ala sur del Louvre a través de un pasadizo. El proyecto de las Tullerías no se completaría hasta mucho tiempo después del fallecimiento de la reina. Con el paso del tiempo los arquitectos cambiaron la estructura y la decoración, incorporando nuevos estilos. Luis XIV y Luis XV vivieron parte de su vida en las Tullerías, como Luis XVI y Napoleón I, hasta que en 1871, el palacio ardió durante la rebelión de la Comuna y fue demolido completamente en 1884 por orden del Parlamento. Del edificio sólo se conservaron los dos pabellones de los extremos, el pavillon de Flore y el pavillon Marsan. Enrique IV, para demostrar su poder y la buena salud del reino, impulsó las grandes obras del Louvre (Grand Dessin); el proyecto preveía cuadruplicar la superficie de la Cour Carrré (proyecto que llevó a término Luis XIV) para acomodar a 1.500 personas que formaban la Corte y comunicar el palacio con las Tullerías a través de una galería a lo largo de las orillas del río. Entre 1595 y 1610 se completó la Grande Galerie y el rey pudo recorrer sus 450 m para llegar al pavillon de Flore.
   Con Luis XIV, Colbert (1667) retomó el proyecto del Grand Dessin y solicitó a Louis Le Vau un diseño para cerrar la Cour Carré por el este; pidió lo mismo a François Mansart, Carlo Rinaldi, Pietro da Cortona y Giovanni Bernini, pero sus proyectos fueron descartados (se conservan los magníficos planos). Colbert reunió a un grupo de arquitectos (petit conseil) compuesto por Le Vau, Claude Perrault y también el pintor del rey, Charles Le Brun, por lo que en la actualidad se desconoce quién fue realmente el artífice de la Colonnade. La obra se completó en 1670 tras numerosos conflictos, pero la decoración no se terminó jamás, pues Luis XIV decidió establecer su residencia en Versalles.
   Tras un periodo de abandono, el Grand Dessin continuó con Napoleón I. Los arquitectos Percier y Fontaine construyeron el ala de la rue de Rivoli (donde se encuentra el Musée des Arts Décoratives) mientras Jacques-Germain Soufflot levantó el segundo piso del lateral del patio de la Colonnade.
   Durante el reinado de Napoleón III los arquitectos Luis Visconti y Hector-Martin Lefuel diseñaron un amplio espacio cuadrado en el Viejo Louvre y el palacio de las Tullerías en 1857. Las casas y los palacios que se encontraban en medio fueron derribados para crear esta plaza central y varias vías de acceso.
   La decisión de Mitterrand en 1981 de convertir todo el Louvre en museo (trasladando la sede del Ministerio de Hacienda) implicó la transformación y reorganización de las colecciones y la creación de una nueva entrada principal. La Pyramide se concibe como una inmensa lucerna que ilumina la zona subterránea donde se encuentra el nudo principal de acceso a los distintos departamentos del museo, las taquillas y las galerías comerciales.
   En el centro de la cour Napoléon se eleva la Pyramide* de Ieoh Ming Pei que fue terminada en 1988. Realizada en acero inoxidable y cristal con una altura de 21 m, la estructura está montada sobre un esqueleto de aluminio de 30 m de lado. La base de la pirámide, así como la de los tres pyramidion y los siete estanques que la rodean, es de granito negro de Bretaña. La construcción de esta estructura desencadenó una violenta polémica (llamada la "batalla de la pirámide") que llegó hasta las esferas políticas y Mitterrand fue incluso tachado de megalómano faraónico.
   En la plaza se encuentra una copia en plomo de la estatua de Luis XIV esculpida por Bernini a finales del siglo XVII. El original de mármol está en Versalles.
   En la galería comercial (no se ve desde el exterior) se encuentra la Pyramide du Carrousel du Louvre*, también diseñada por Pei. Más pequeña que la anterior (7 m de altura), tiene la cúspide abierta y está suspendida a 1,40 m del suelo. La luz procedente de la parte superior, en torno a la que circulan los automóviles, inunda la galería.
   Al oeste de la Pirámide se encuentra el Arc de Triomphe du Carrousel*. Para conmemorar sus victorias, Napoleón I quiso que se construyera un monumento al estilo de la época de Luis XIV. El resultado final fue un pastiche arqueológico, imitación del arco de Septimio Severo de Roma, construido por Percier y Fontaine y completado en 1808. Está decorado con columnas con capiteles de bronce y seis bajorrelieves conmemorativos de las campañas de Bohemia y las victorias del Gran Ejército. En la actualidad, está rematado por cuatro estatuas de soldados a cada lado, aunque inicialmente había un conjunto de bronce que representaba a Napoleón en un carro tirado por caballos dorados que habían sido sustraídos de la basílica de San Marcos en Venecia en 1815. Cuando los caballos fueron devueltos a Venecia en 1828, Bosio colocó algunas copias y una alegoría de la Restauración en el carro.
   La parte más reciente del palacio da a la Cour Napoléon. El conjunto es obra de Visconti y Lefuel; fue completado durante el reinado de Napoleón III e inaugurado en 1857. Al norte y al sur del edificio se erigen tres pabellones. Están realizados con dos órdenes de columnas superpuestas; en la planta baja, los pórticos sostienen terrazas decoradas por 86 estatuas de personajes ilustres; en el tercer piso, las ventanas, encastradas en el tejado, están decoradas con motivos florales.
   Desde la Pyramide se continúa en dirección este hacia el pavillon Sully para llegar a la Cour Carrée** que en el siglo XVI se limitaba a la esquina sudeste; el proyecto de crear un patio cuadrado de 120 m de lado fue de Enrique IV, iniciado con Luis XIII y terminado con Luis XIV. El ala oeste, a la izquierda del pavillon de l'Horloge, fue construida por Pierre Lescot y esculpida por Jean Goujon (1549), que utilizó los trofeos de guerra del antiguo panteón y realizó las alegorías de la Guerra y la Paz (en la parte superior). En la planta baja, las arquerías cerradas esconden la Sala de las Cariátides: las ventanas del primer piso están decoradas con columnas corintias y frontones muy distintos, lo que influyó en toda la arquitectura francesa posterior (en el interior se encuentra la Sala de la Guardia*, antecámara de los apartamentos del rey).
   El Pavillon de l'Horloge* fue ideado en 1640 (durante el reinado de Luis XIII) por Jacques Lemercier para completar el proyecto de Lescot. Algunos detalles, como el reloj del siglo XIX, no estaban contemplados en el diseño original. La parte situada a la derecha del pabellón fue edificada por Lemercier; las esculturas de la fachada son de 1806 y fueron realizadas por Percier y Fontaine. Del mismo periodo son las estatuas que decoran las fachadas de la ala norte, este y sur y de los frontones, a excepción del frontón del ala este que fue ejecutado a mediados del siglo XVIII por Guillaume Coustou.
   El ala sur, hacia el Sena, fue concebida por Lescot y se terminó en el reinado de Enrique IV; en la fachada se pueden identificar las iniciales de Enrique II, Carlos IX (K) y Enrique IV (los originales se conservan en el museo). El pabellón central de este ala, que recuerda al del l'Horloge, es obra de Le Vau (1665).
   El ala norte (hacia la rue de Rivoli) se comenzó en 1639 por orden de Luis XIII según un proyecto de Lemercier (parte inferior izquierda). El resto del patio, desde el pabellón central al ala norte y todo el ala este, fue ideado y realizado por el petit conseil (Le Vau, Le Brun y Perrault) reunido por Colbert en 1667. Destaca la Colonnade* (en el exterior del ala este), ideada para Luis XIV; el proyecto se modificó en 1668 y fue continuado sólo por Perrault. El foso es obra de Malraux (1964).
   Al salir de la Cour Carrée por el sur, a la derecha se halla la Petite Galerie* (1566-1567), donde estaban las estancias de Ana de Austria, en un único piso rematado por una terraza cubierta. Tras un incendio, Le Vau, hacia 1661, añadió una segunda planta, la Galerie d'Apollon. Desde aquí, a lo largo del Sena, se proyecta la Grande Galerie*, realizada con Enrique IV, por Louis Métezeau y Jacques II Androuet du Cerceau (1595-1610) y reconstruida por completo por Lefuel en 1861-1870.

Musée d'Orsay
   Salvar la gare d'Orsay cuando estaba a punto de ser demolida y transformarla en museo fue, en 1977, una decisión del presidente Valery Giscard d'Estaing. La estación, construida con ocasión de la Exposición Universal de 1900 bajo la dirección Victor Laloux, incluía también un palacio que fue demolido después. La restauración del edificio y su transformación en museo (que se llevó a cabo entre 1980 y 1986, año de la inauguración) fue obra de los arquitectos Jean-Paul Philippon, Renaud Bardon y Pierre Colboc, quienes intentaron respetar la arquitectura original. El gran espacio interior mide 138 x 40 m y tiene una altura de 32 m.

Institut de France**. Con un traje diseñado por Ingres y una larga espada en la cadera, los miembros del Institut se reunían bajo la cúpula más italiana de París cada vez que acogían a un nuevo miembro. La presentación del candidato y su discurso inaugural se encuentran entre las expresiones más significativas de la elocuencia francesa. El Instituto se compone de cinco Academias, siendo la más importante la Académie Française, fundada por Richelieu en 1635. El edificio fue encargado por Mazarino para crear una escuela que acogiera a 60 jóvenes promesas. Louis Le Vau diseñó la planta general con entrada por la Cour Carrée del Louvre, al otro lado del río; Lambert y D'Obray realizaron las obras entre 1663 y 1674. Durante la Revolución se convirtió en prisión, en la que se encerró, entre otros, al pintor David y al doctor Guillotin (inventor de la guillotina). La fachada, encerrada entre dos hemiciclos, está flanqueada por dos pabellones.
   En el este y en parte del hemiciclo se encuentra la Biblothèque Mazarine*, construida sobre parte de la muralla de Felipe Augusto y de la tour de Nesle. Biblioteca personal de Mazarino, conserva 450.000 libros, 4.600 manuscritos, 2.100 incunables y 6.000 mazarinades. En el interior de los dos patios se encuentran las oficinas de las cinco Academias; en la sala de conferencias ordinarias de las Tres Academias (Ciencias, Bellas Artes, Inscripciones y Letras) se exponen los bustos y las estatuas de numerosos artistas y científicos. Un retrato del Cardenal Richelieu moribundo*, realizado por  Phillippe de Champaigne, decora la pared de la sala de conferencias ordinarias de la Académie Française. Pero es la capilla el lugar de encuentro para las conferencias solemnes: el interior de la cúpula* es oval; en el vestíbulo, la tumba de Mazarino*, proyectada por Jean Hardouin-Mansart, fue realizada por Antoine Coysevoux en 1689. El Instituto entrega cada año numerosos premios y apoya el desarrollo de las artes, las ciencias y las letras; posee los museos Marmottan, Jacquemart-André y la biblioteca Thiers.

Enlace a la Entrada anterior de Paris**:
1833. PARIS** (VIII), capital: 19 de agosto de 2014.

sábado, 25 de marzo de 2017

1833. PARIS** (VIII), capital: 19 de agosto de 2014.

105. PARÍS, capital. En la esplanade de La Défense, ante el CNIT.
106. PARÍS, capital. El CNIT en la esplanade de La Défense.
107. PARÍS, capital. Ante uno de los vértices de la cúpula del CNIT en la esplanade de La Défense.
108. PARÍS, capital. Otra visión del CNIT y otros edificios de La Défense.
109. PARÍS, capital. Les 4 Temps en la esplanade de La Défense.
110. PARÍS, capital. Les 4 Temps desde otro ángulo, en la esplanade de La Défense.
111. PARÍS, capital. En la esplanade de La Défense, junto a Les 4 Temps.
112. PARÍS, capital. El Grand Arche de La Défense.
113. PARÍS, capital. Otra perspectiva del Grand Arche de La Défense.
114. PARÍS, capital. Ante el Grand Arche de La Défense.
115. PARÍS, capital. En la esplanade ante el Grand Arche de La Défense.
116. PARÍS, capital. En la esplanade de La Défense ante otro grupo de edificios.
117. PARÍS, capital. Ante el "Dedo", escultura de César Baldachini, en La Défense.
PARIS** (VIII), capital del departamento, de la región y de Francia: 19 de agosto de 2014.
LA DÉFENSE
   Es increíble cómo la historia de la Défense refleja por sí misma las conquistas y desventuras del progreso tecnológico y el valor y la arrogancia del hombre moderno. Hoy la enorme plataforma, con una longitud de 1 km, salpicada de rascacielos desde el puente de Neuilly a La Grande Acrhe, cubierta de fuentes (Takis), enormes esculturas (Calder) y verdes plataneras, es atravesada cada día por 140.000 trabajadores que acuden a las oficinas (2.500.000 m2) de 1.600 empresas. Más abajo, el nudo ferroviario más importante de Europa (la línea 1 de metro, el RER, 18 líneas de trenes de la SNCF), hace posible el desplazamiento de 100 millones de personas al año. Una autopista, más de 26.000 plazas de aparcamiento, el centro comercial más grande de Europa: una de las obras más importantes realizadas en París en los últimos años del siglo pasado.
   Esta historia tiene orígenes muy remotos. Parece que una noche Enrique IV, al regresar a París en carroza, al atravesar el Sena estuvo a punto de ahogarse con la reina debido a un desnivel del camino. Lo cierto es que  durante el reinado de Enrique IV comenzaron las obras para la construcción de un eje que comunicara París con el castillo de St-Germain-en-Laye y de un puente de madera que condujese a Neuilly. En el siglo XVIII, el puente de madera fue sustituido por uno de piedra y una nueva plaza, tan grande como la de Étoile, marcaba el final del recorrido. El destino imperial de este eje estaba claro: Napoleón I lo bautizó avenue de la Grande-Armée y Napoleón III, más tarde, instaló en el centro de la nueva place Chantecoq la estatua de su predecesor, transformándola así en una plaza imperial. Hasta 1883 no se erigió sobre este mismo pedestal la escultura La Défense de Paris, en recuerdo de los caídos en la revuelta de la Comuna de 1870, dando finalmente el nombre actual al barrio que la rodea.
   Pero también ésta es una vieja historia ya que La Défense comenzó a tomar forma a principios del siglo XX. Se convocaron dos concursos, uno en 1929 y otro en 1931: ninguno de los numerosos proyectos fue aceptado, aunque las ideas fundadoras del barrio se habían expresado. Le Corbusier propuso separar la circulación de los vehículos de la peatonal. Coherente con su doctrina urbanística, reservó el suelo y el subsuelo para la circulación de automóviles, y organizó los accesos a los edificios a través de pasarelas elevadas, una solución que se adoptó 30 años más tarde. En 1931, el Citibank, en aquel momento el banco más importante del mundo, envió una nota al gobierno francés sugiriendo la transformación del barrio en una ciudad financiera. Dos décadas más tarde el área se convirtió en centro de dirección de grandes empresas y medio siglo después el Citibank instaló en la Défense su sede social. Inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial, el primer ministro solicitó a tres grandes arquitectos la organización de espacios que acogieran la Exposición Universal de 1958. La exhibición se celebró en Bruselas, pero el proyecto de Camelot, Mailly y Zehrfuss puso de manifiesto la importancia de crear un nuevo escaparate para París. Nacía así, siempre por obra de los tres, el CNIT (Centre Nationale des Industries et des Techniques), la imagen del renacimiento de la industria francesa. Al mismo tiempo, el gobierno galo constituyó el EPAD (Établissement Public pour l'Aménagement de la Région de La Défense) con la misión de construir en 30 años un centro de negocios dignoo de la capital en un área de 760 ha que comprende los municipios de Courbevoie, Puteaux y Nanterre.
   El CNIT, inaugurado en 1959 por el general De Gaulle fue durante diez años el único edificio de La Défense. Hubo que esperar hasta 1964 para tener la aprobación del nuevo plano urbanístico que preveía la construcción de la plataforma elevada para separar la circulación peatonal de los automóviles, además de una serie de normas para la construcción de edificios. Se estableció que las viviendas, distribuidas alrededor de un patio central (jardín) flanqueasen la gran arteria peatonal (esplanade du Général-de-Gaulle), delante de los rascacielos, para favorecer su acceso a la luz, y que no superasen los 12 pisos de altura. La Résidence Boïeldieu de Gilbert y Rabaud y la Résidence Lorrain de Camelot fueron los primeros ejemplos construidos según este sistema. Las torres debían tener una base de 24 x 42 m y no superar los 100 m de altura, lo que corresponde a una treintena de plantas. Cada constructor era libre de inventar su rascacielos, siempre y cuando se ciñese a los límites indicados. A partir de 1967 nacieron las torres denominadas de "primera generación", como la Tour Aquitaine (hoy AIG) y la Tour Nobel (convertida en Roussel-Hoechst).
   El proyecto daba buenos resultados y el EPAD recibió la autorización para doblar su parque inmobiliario (1.5 millones de m2). Las torres podrían alcanzar los 200 m y aumentar su superficie de suelo; todas las instalaciones y los ascensores se concentraban en una única columna central de hormigón armado; las oficinas ya no tendrían luz natural, sino la procedente de los tubos fluorescentes y el aire procedería exclusivamente de los grandes sistemas de aire acondicionado. Ésta era la moda al otro lado del océano. Se preparaba así la "segunda generación": nacieron la verde Tour GAN, la Tour FIAT (convertida en FRAMATOME), la más alta de todas con sus 178 m de granito negro y la Tour ASSUR.
   Pero cuando el 14 de julio de 1972, comentó el periódico Le Monde, al paso del desfile militar por los Champs-Elysées los parisinos vieron el esqueleto de cemento de la Tour Gan que sobrepasaba el Arco de Triunfo, saltó el escándalo. Entre el primer ministro que ordenó el empleo de un cañón térmico para reducir la torre hasta los 100 m y la terrible crisis petrolera, el EPAD cayó en crisis y durante cinco años, hasta 1978, no registró la venta de un solo metro cuadrado. Pero el Estado no abandonó el proyecto de La Défense y en 1980 cofinanció Les 4 Temps, uno de los centros comerciales más grandes de Europa. El Citibank anunció la construcción de su sede europea en el centro comercial. Fue la remontada. Se lanzó un nuevo proyecto y comenzaron a surgir las torres denominadas de "tercera generación". Las oficinas volvieron a recibir la luz directa del sol, los espacios comunes se articularon en distintos niveles y se recurrió a las nuevas tecnologías para reducir los costes de mantenimiento. Se pidió a los arquitectos que utilizasen tecnologías ecológicas e inventasen nuevas formas: la Tour PFA y la Tour ELF son un buen ejemplo de las nuevas tendencias. Se convocó un concurso para completar el eje de las esplanade y en 1989 se terminó finalmente La Grande Arche.
   Dado que la esplanade está destinada únicamente a los peatones, se aconseja llegar a La Défense en metro. Para quien no logre desembarazarse del automóvil, el boulevard Circulaire (acceso desde el pont de Neuilly) recorre el barrio y permite el acceso a los aparcamientos subterráneos. Entre abril y octubre, todos los días de 10 h a 18 h, hay un tren que da la vuelta completa al barrio. Como en la ciudad, son numerosísimas las brasseries y los restaurantes (con entrada directa desde la esplanade o en los centros comerciales), y no faltan las terrazas y agradables rincones escondidos en los parques.
   CNIT. Llegados casi al final del largo recorrido, la vista es irremediablemente atraída por la blanca cúpula de este extraordinario edificio. Construido entre 1957 y 1959 por Jean de Mailly, Rober Camelot y Bernard Zehrfuss, aún sorprende por su calidad.
   La cúpula, proyectada por el ingeniero Nicolas Esquillan, se erige sobre un perfecto triángulo equilátero de 218 m de lado.Su estructura está compuesta por "ramas" de hormigón armado adosadas unas a otras y convergentes hacia los tres vértices del triángulo, únicos puntos de apoyo de la bóveda. Cada rama está formada por dos piezas de hormigón de 6 cm de espesor; el hueco entre las dos membranas ofrece un buen aislamiento térmico y acústico y permite además el paso de las máquinas y personas que se encargan del mantenimiento. Para cada rama fue necesario construir un armazón de madera y una estructura para sujetarlo; se emplearon más de 300 km de tubos y y dos meses de montaje. La bóveda es sensible a los cambios de temperatura: entre el invierno y el verano su altura puede variar incluso 25 cm.
   Destinado originariamente a ser centro de exposiciones, el CNIT se abría sólo medio centenar de días al año; en 1989 fue transformado, por los arquitectos Michel Andrault, Pierre Parat, Ennio Torrieri y Bernard Lamy, en una auténtica ciudad de negocios. Bajo la bóveda primitiva, los nuevos volúmenes construidos se concentrarían en forma de anfiteatro en torno a un hemiciclo central. Las fachadas de cristal, realizadas por Jean Prouvé, han sido declaradas de interés histórico y reestructuradas según el proyecto original.
   Cerca del palacio del CNIT se inauguró en 2001 la Eglise Notre-Dame de la Pentecôte, una futurística iglesia católica en el centro de la Défense.
   Les 4 Temps. Con sus 230.000 m2 es el centro comercial más grande de Europa. Otra singularidad es la constante presencia de luz natural. Las plazas y las calles que lo atraviesan están iluminadas por luz solar directa. En este templo del comercio todo está concebido en función del consumidor que entre una compra y otra encuentra todo tipo de entretenimiento y descanso.
   Grand Arche**. Al concurso convocado para encontrar un remate triunfal a un eje triunfal, se presentaron 424 proyectos. En la magnífica residencia de Humberto Agnelli, en el piso 44 de la tour FIAT, el jurado trabajó diez horas al día durante ocho días. El proyecto de un cubo vaciado con los ascensores a la vista y una nube de telas tendidas al aire se ganó el favor de todos, el presidente Mitterrand no hizo más que confirmar la decisión del jurado. El concurso, anónimo, premió a un arquitecto danés completamente desconocido: Johan Otto von Spreckelsen. Las obras debían terminar en 1989, fecha del bicentenario de la Revolución, y por este motivo el arquitecto danés se asoció con francés Paul Andreu.
   La "ventana al mundo" tiene una inclinación de 6,3º, como el Louvre; concebidos como una megaestructura, los dos cuerpos laterales están comunicados en la parte inferior por un cuerpo de tres pisos. Se inventó un hormigón especial para poder realizar estructuras que sostienen la terraza, a 110 m de altura. Spreckelsen fue intransigente, riguroso, y llegó a realizar 3.000 piezas de mármol de Carrara porque no eran absolutamente blancas; dispuso en las fachadas laterales cristales ópticos que no deformasen los reflejos. La relación con los promotores del proyecto se hizo muy tensa; el arquitecto presentó su dimisión y murió ocho meses después. Andreu continuó solo la construcción de La Arche, realizando junto a Peter Rice las Nuages de tela y acero.
   En el techo se realizan muestras permanentes y temporales, y está ubicado el restaurante Ô110. Además se abrió el Museo de la Informática, una exposición de 250 máquinas en 400 m2. que recorre la historia de la evolución tecnológica.

Enlace a la Entrada anterior de Paris**:
1832. PARIS** (VII), capital: 19 de agosto de 2014.

viernes, 24 de marzo de 2017

1832. PARIS** (VII), capital: 19 de agosto de 2014.

87. PARIS, capital. Bajo la Tour Eiffel.
88. PARIS, capital. En la terraza del primer nivel de la Tour Eiffel.
89. PARÍS, capital. Vista de los Jardins du Palais de Chaillot, Palais de Chaillot y barrio de La Défense desde el primer nivel de la Tour Eiffel.
90. PARÍS, capital. En el primer nivel de la Tour Eiffel junto a los ascensores.
91. PARÍS, capital. Vista de la réplica de la Estatua de la Libertad en la île aux Cygnes, desde la Tour Eiffel.
92. PARÍS, capital. En la terraza del primer nivel de la Tour Eiffel.
93. PARÍS, capital. El Champs-de-Mars y la Tour Maine-Montparnasse desde la Tour Eiffel.
94. PARÍS, capital. En la terraza del segundo nivel de la Tour Eiffel.
95. PARÍS, capital. El Sacré-Coeur desde la Tour Eiffel.
96. PARÍS, capital. El Dôme des Invalides desde la Tour Eiffel.
97. PARÍS, capital. En el tercer nivel de la Tour Eiffel a 281 m de altura.
98. PARÍS, capital. El Bois de Boulogne y el barrio de La Défense desde la Tour Eiffel.
99. PARÍS, capital. El Arco de Triunfo desde la Tour Eiffel.
100. PARÍS, capital. El Grand Palais y el Petit Palais desde la Tour Eiffel.
101. PARÍS, capital. El Musée du Louvre desde la Tour Eiffel.
102. PARÍS, capital. Recreación del despacho de Gustave Eiffel en el tercer nivel de la Tour Eiffel.
103. PARÍS, capital. En el tercer nivel de la Tour Eiffel con el Sena de fondo.
104. PARÍS, capital. En el primer nivel de la Tour Eiffel con el suelo de cristal y las colas para el acceso a la torre, como hormiguitas ...
PARIS** (VII), capital del departamento, de la región y de Francia: 19 de agosto de 2014.
   Tour Eiffel**. París organizó, con ocasión del primer centenario de la Revolución, la más grande de las exposiciones universales realizadas hasta entonces. La muestra organizada en el Champ-de-Mars tenía dos puntos cardinales: la galerie des Machines en un extremo y la Tour Eiffel en el eje con el puente que comunica con el Trocadéro. La galería cubría con sus arcos de acero, de 115 m de ancho, una distancia de casi medio km: ¡nunca se había visto un espacio tan grande! Se había perdido toda referencia a las dimensiones humanas: comenzaba la era de la modernidad. Los pabellones de la Exposición fueron demolidos en 1910, conservándose la Tour Eiffel como único testimonio del renovado espíritu de la época. Se la galerie des Machines, en cuanto a sala de exposiciones, se consideraba funcional, la torre parecía, por el contrario, no tener utilidad alguna, se consideraba un desafío técnico, un capricho de su inventor. Durante su construcción se orquestó una hábil campaña difamatoria, iniciada en primer lugar por los habitantes del barrio, que temían que la torre se desplomara sobre sus casas y, después, por la publicación del manifiesto de los artistas, denominado de los Trois cents, en el que se hablaba de "torre inútil y monstruosa", de "gigantesca y oscura chimenea de oficina", e incluso de "odiosa columna de hierro" y de "deshonor de París" (entre los firmantes del manifiesto estaban Maupassant y Zola).
   Pese a las adversidades, Gustave Eiffel construyó su torre en tan solo 25 meses. No sólo se ganó el favor del público, sino que la torre se convirtió pronto en el símbolo de París. Destinada a ser destruida 20 años después, como todo lo que se construyó para la Exposición Universal, se ganó lentamente el derecho a permanecer en pie; se convirtió en estación meteorológica y después en emisora de radio; una convención internacional de 1912 estableció que desde la torre se difundiera la hora universal y, en 1922, comenzaron las primeras transmisiones radiofónicas de Radio Tour Eiffel. Con una altura de 300,65 m y organizada en tres niveles (el primero a 57,33 m, el segundo a 115,73 y el tercero a 276,13 m), la torre es hoy el monumento más visitado del mundo. Concebida para desafiar el viento, registra una oscilación de sólo 15 cm. Sin embargo, sufre una deformación que llega hasta los 20 cm y que varía con la exposición al sol. Las partes de metal expuestas a los rayos sufren una dilatación superior a las que permanecen en sombra. A pesar de su peso (7.000 toneladas), la presión sobre el suelo es de 4 kg por cm2, equivalente a la de un hombre sentado en una silla. Una acertada iluminación nocturna* la hace aún más ligera. Los ascensores suben entra la filigrana de su estructura: se abre la vista, el horizonte se aleja y, en la cima, se disfruta de un panorama extraordinario.

Enlace a la Entrada anterior de Paris**:

jueves, 23 de marzo de 2017

1831. PARIS** (VI), capital: 18 de agosto de 2014.

79. PARÍS, capital. El Arco de Triunfo.
80. PARÍS, capital. El Arco de Triunfo desde el otro lado.
81. PARÍS, capital. Ante el Arco de Triunfo.
82. PARÍS, capital. El barrio de La Défense desde el Arco de Triunfo.
83. PARÍS, capital. Fachada principal del Petit Palais.
84. PARÍS, capital. El Grand Palais.
85. PARÍS, capital. Grupo escultórico que remata la fachada principal del Grand Palais.
86. PARÍS, capital. En el Pont Alexandre III con la Torre Eiffel al fondo.
PARIS** (VI), capital del departamento, de la región y de Francia: 18 de agosto de 2014.
LA VÍA TRIUNFAL
   Arco de Triunfo*. Inolvidable escenario de todas las paradas militares y uno de los nudos viales más vertiginosos de la capital, la place de l'Etoile sólo era, en 1770, una encrucijada en mitad del campo. Con la construcción del eje desde Concorde al puente de Neuilly se realizaron también los planos de la creación de la plaza. En 1806, después de la campaña de Austerlitz, Napoleón ordenó la construcción del Arco de Triunfo. El proyecto fue confiado a Jean-Arnaud Raymond y Jean-François Chalgrin. La primera piedra se puso el día del cumpleaños del emperador (el 15 de agosto de 1806).
   El arco ocupa el centro de una plaza con un radio de 120 m; como el arco cuadriforme de Septimio  Severo de Roma, está construido por un solo cuerpo que apoya sobre cuatro pilones; sobre cada uno de los lados se abre un arco. Con la caída de Napoleón los trabajos quedaron paralizados, se sucedieron varios arquitectos y escultores y el proyecto iconográfico sufrió muchos cambios: junto a la gloria de la Grande Armée se conmemora a la armada revolucionaria. El ciclo de bajorrelieves sigue un orden cronológico: La partida de los voluntarios de 1792, con la espléndida imagen de La Marsellaise, de François Rude (lado París, pilastra derecha); El triunfo  de 1810 de Jean Pierre Cortot (lado París, pilastra izquierda); La resistencia de 1814 de Antoine Etex (lado Défense, pilastra izquierda) y La paz de 1815, del mismo autor (lado Défense, pilastra derecha). En 1920 el arco fue dedicado al Soldado Desconocido y los restos de un militar caído en la guerra de 1914-1918 se encuentran bajo una lápida de piedra. En el interior del arco hay un museo que ilustra la historia del monumento; desde la terraza se puede admirar uno de los panoramas más hermosos de París.
   Petit Palais. Construido por Charles Girault, constituye, junto al Grand Palais, uno de los raros edificios creados para las exposiciones universales. Concebido sobre una planta trapezoidal, el Petit Palais obedece a todos los cánones de la cultura neoclásica y del eclecticismo de la época, pero con más racionalidad y menos grandiosidad que su vecino mayor. La fachada monumental destaca sobre la escalinata, el frontón que supera el nivel del arquitrabe está decorado con una alegoría de Injalbert (la ciudad de París rodeada por las Musas).
   El Musée des Beaux Arts de la Ville de Paris (restaurado en 2005), indiscutiblemente uno de los más importantes de la capital, fue inaugurado en 1901. El edificio, concebido desde el principio para albergar un museo, custodia una extraordinaria colección compuesta de pinturas y objetos antiguos, pero también por obras maestras del siglo XIX y XX. La restauración del edificio, acabada en diciembre de 2005, ha restituido al palacio su antiguo esplendor. Destacan las amplias vidrieras que iluminan el interior y regalan a los visitantes una magnífica vista sobre el Sena y los Champs-Elysées. La ampliación del espacio expositivo ha permitido reorganizar en un coherente recorrido cronológico las colecciones de pintura y escultura, reservando una particular atención a las artes gráficas, expuestas sucesivamente en una sala dedicada exclusivamente a ellas.
   Grand Palais. Este palacio, de severo e imponente estilo neoclásico, fue construido con ocasión de la Exposición Universal de 1900 para acoger las manifestaciones dedicadas a las artes. El proyecto reniega de la moda modernista de su tiempo. Escondiendo detrás de una columnata neoclásica la estructura de hierro y cristal de la gran sala (su restauración concluyó en 2005), el Grand Palais utiliza un código arquitectónico ya caído en desuso. A finales del siglo XIX, de hecho, con el desarrollo de las nuevas tecnologías, ingenieros y arquitectos mostraron con ostentación las "proezas" del hierro y el crista (como para la Torre Eiffel algún tiempo antes).
   Pero en el interior se encuentran soluciones arquitectónicas interesantes; es el caso, por ejemplo, del escalón monumental de acero (de Louvet), un curioso cruce entre Neoclasicismo y Modernismo. El Grand Palais formaba parte de un amplio programa urbanístico que impuso la demolición del Palais de l'Industrie, construido para la Exposición Universal de 1855, y del Pavillon de la Ville de Paris, realizado para la Exposición de 1878. En su lugar se realizaron una gran avenida (en el eje con Les Ivalides y el puente Alexandre III) y dos palacios (el Grand y el Petit Palais). El conjunto de las obras fue asignado a Charles Girault (que proyectó sólo el Petit Palais), mientras a los arquitectos Henry Deglane, Albert Louvet y Albert Thomas se encargó del proyecto del Grand Palais. Esta inmensa sala de exposición acogió a maestros como Gauguin y Cézanne, pero también fue sede de concursos hípicos, salones de automóvil e incluso exposiciones de electrodomésticos, olvidando por completo su vocación de palacio de las artes. El Grand Palais ha acogido además algunas de las más grandes exposiciones temporales de París y manifestaciones como la FIAC, la feria internacional de arte contemporáneo. Después de una prolongada restauración, el Grand Palais ha vuelto a ser sede de grandes exposiciones y eventos comerciales.

Enlace a la Entrada anterior de Paris**:

miércoles, 22 de marzo de 2017

1830. PARIS** (V), capital: 18 de agosto de 2014.

67. PARÍS, capital. Una de las fuentes que ornamentan la Place de la Concorde con la igl. de la Madeleine al fondo.
68. PARÍS, capital. El obelisco de Luxor, de la Place de la Concorde con el Arco del Triunfo al fondo.
69. PARÍS, capital. Ante el Obelisco de Luxor de la Place de la Concorde.
70. PARÍS, capital. En la Place de la Concorde.
71. PARÍS, capital. Deportivos de lujo en la Place de la Concorde.
72. PARÍS, capital. Detalle de una de las fuentes de la Place de la Concorde.
73. PARÍS, capital. Lista de precios de una tienda de lujo de la rue de Rivoli. (Vaqueros a 3000,00 € ...)
74. PARÍS, capital. En la place Vendôme con la columna en restauración.
75. PARÍS, capital. Ante la fontaine des Innocents.
76. PARÍS, capital. Otra perspectiva de la fontaine des Innocents.
77. PARÍS, capital. Ante el Centre National d'Art et de Culture Georges Pompidou.
78. PARÍS, capital. Otra perspectiva del llamado "Beaubourg".
PARIS** (V), capital del departamento, de la región y de Francia: 18 de agosto de 2014.
LA RIVE DROITE
   Place de la Concorde*. A diferencia de las otras plazas reales, la "place Louis XV" es más que nada una prolongación de la Tullerías, un jardín de piedra y coches. Su forma es la de un cuadrilátero abierto, delimitado por dos palacios al norte. Es famosa en todo el mundo por haber albergado la guillotina, pero también fue teatro de suntuosas fiestas durante el Primer y Segundo Imperio. En 1866 fue iluminada por primera vez con lámparas de gas.
   Cuando en 1753 Jacques-Ange Gabriel diseñó el proyecto de la plaza, el terreno era propiedad de Luis XV y se encontraba a las afueras de la ciudad. En ese entonces no existía el puente y la plaza era una hermosa terraza que daba al río, con efervescentes riachuelos y la estatua ecuestre de Luis XV en medio. Esta estatua fue proyectada por Bouchardon y terminada por Pigalle; desapareció en 1792. A los lados de la rue Royale, Gabriel levantó dos imponentes palacios* en 1757-70: en el que está hacia rue de Rivoli se hospeda el Ministerio de la Marina (aquí vivía María Antonieta durante sus visitas de incógnito a París); en el que se ubica hacia el oeste se encuentra el Hôtel Crillon, uno de los más lujosos de París. A su lado tiene la Embajada de los Estados Unidos de América. Durante la revolución la plaza fue el lugar de las ejecuciones capitales.
   El nombre de place de la Concorde se le colocó después del último decreto de la convención de 1795. Luego fue place de Luis XV de 1814 a 1823, después place Luis XVI, y finalmente recobró el actual nombre en la época de Luis Felipe. Durante el reinado de éste la plaza fue transformada por J.I. Hittorff, que, en vez de la estatua de la libertad colocada durante la Revolución, levantó el obelisco de Luxor**, un regalo de Mohammed Alí a Luis Felipe en 1831. El monolito, hecho en granito rosa de Assuan, que decoraba la entrada del templo de Amón en Tebas, pesa 230 toneladas y mide 22,86 m de alto. Sobre sus cuatro caras se celebran, en caracteres jeroglíficos, las victorias militares de Ramsés II (siglo XIII a.C.). 
   A los lados tiene dos fuentes diseñadas por Hittorff, a imitación de las de San Pedro en Roma, que representan la Navegación fluvial y la marítima. Alrededor de la plaza, sobre ocho pabellones construidos por Gabriel, Hittorff colocó las estatuas que representan las ciudades francesas más importantes.
   En la esquina con la rue St-Florentin, en el nº 2, el hôtel St-Florentin* fue diseñado por Jacques-Ange Gabriel de forma que no alterase las proporciones de la place de la Concorde. Encargó a J.F.T. Chalgrin continuar las obras, que concluyeron en 1770. El conjunto está, por tanto, en armonía con el Ministerio de la Marina; C.M. de Talleyrand adquirió el palacio en 1812 y allí falleció, en 1838. Desde el centro de la plaza se disfruta de hermosas vistas de París.
   Rue de Rivoli: El lujo está aquí. Es una calle larga que, desde la place de la Concorde, llega hasta la rue de Sévigné, en el Marais. La parte más antigua (1800), que bordea las Tullerías, es la más lujosa y sus palacios neoclásicos con patios interiores son la gran innovación de aquellos años.
   Place Vendôme*. En el nº 15 de la plaza se levanta el Hôtel Ritz, uno de los hoteles más famosos de la ciudad. Se inauguró en 1898. Desde el Segundo Imperio en adelante, en la plaza y los alrededores establecieron sus sedes importantes joyeros de París y numerosos bancos internacionales. Junto a la place des Victoires puede considerarse una de las mejores intervenciones del urbanismo clásico francés.
   Según el decreto firmado por Luis XIV en 1686, la plaza debía construirse para acoger la Biblioteca Real, la Academia y la estatua del regente a caballo. Se llamaba place des Conquêtes: su actual nombre deriva de un palacio ya desaparecido, construido por el duque de Vendôme, hijo de Enrique IV.
   El primer proyecto de Jules Hardouin-Mansart era hacer una plaza rectangular abierta en el lado sur, pero el diseño no gustó al rey y Mansart, en 1699, le dio la forma octogonal actual.
   Los palacios que la rodean son muy parecidos formalmente; en el centro de los lados más largos y en las esquinas se encuentran las fachadas con frontones triangulares sostenidos por columnas. La planta baja es de arcadas, como en la place des Victoires, y las ventanas de los dos pisos superiores se alternan con pilastras adosadas con capiteles corintios, mientras en los tejados se abren las mansardas (por el nombre de su inventor, Mansart). Todas las esculturas que decoran la plaza se realizaron bajo la dirección de J.-B. Poulletier. Hasta la Revolución, se erigía en el centro la estatua de Luis XIV vestido de emperador romano, ideada por Girardon; destruida durante los enfrentamientos, sólo se conserva uno de sus pies, que se encuentra en el Musée Carnavalet. En su lugar Napoleón, utilizando los cañones capturados en Austerlitz, hizo erigir en 1806 una desproporcionada columna de bronce según el modelo de la Columna Trajana (en restauración en el momento de la visita).
   En los nº 11 y 13 tiene su sede el Ministerio de Justicia: en la fachada del nº 13 se encuentra un metro de mármol, que servía para hacer conocer a los parisinos la nueva unidad de medida, en uso desde 1795.
   Square des Innocents. En la Edad Media se encontraba aquí el cementerio de los Inocentes, que quizás existía desde época galorromana y que Felipe Augusto hizo amurallar en 1186. En 1786, los huesos de más de dos millones de personas fueron trasladados a las catacumbas en el barrio de Montparnasse, y en el centro de la plaza se instaló la fontaine des Innocents*. Es la única fuente renacentista de la ciudad, y es atribuida a Jean Goujon (1547); los bajorrelieves cubrían sólo tres de sus lados, pues se encontraba en la esquina entre la rue St-Denis y la rue au Fers. Cuando se destruyó el cementerio y se trasladó la fuente al centro de la plaza, Pajou añadió, en 1788, un cuarto lado con un bajorrelieve que representaba la Paz. Al sur de la plaza se encuentra un palacio de 1669 con una fachada de 120 m, la más larga de la ciudad.
   Centre National d'Art et de Culture Georges-Pompidou (Beaubourg)**. Inaugurado en 1977, el espacio cultural más frecuentado de Francia (proyectado para acoger a 5.000 visitantes al día, recibe 25.000) se ha convertido, incluso más tras la última fase de renovación, en lo que los arquitectos Renzo Piano y Richard Rogers se propusieron  cumplir en los años 70, cuando, animados por una idea del presudente Georges Pompidou, ganaron el concurso: permitir el acceso del gran público al arte contemporáneo en un lugar en el que el cine, las artes visuales, la fotografía, la música, los libros y la investigación audiovisual se reuniesen por primera vez en un sólo edificio. Es un paralelepípedo construido totalmente en acero y vidrio; todos los elementos transportadores, las escaleras, los ascensores y los corredores, han sido construidos en el exterior, por lo que, mientras el interior cuenta con espacios diáfanos, el exterior aparece como un amasijo de hierros que puede recordar a una instalación industrial o a un mecano. Cada departamento está caracterizado por un color distinto, también los circuitos de agua, electricidad y aire se diferencian por colores. El interior tiene cinco pisos, dos de ellos subterráneos; algunas actividades no se desarrollan siempre en el mismo lugar, sino que "emigran", como se proponía la filosofía del proyecto.

Enlace a la Entrada anterior de Paris**: