Las primeras 450 entradas de este blog las puedes consultar en el enlace Burguillos Viajero.

martes, 24 de octubre de 2017

2046. LISBOA** (IV), capital: 1 de noviembre de 2015.

58. LISBOA, capital. El monasterio de los Jerónimos.

59. LISBOA, capital. Portada meridional del mon. de los Jerónimos.
60. LISBOA, capital. Otra perspectiva de la portada meridional del mon. de los Jerónimos.
61. LISBOA, capital. Interior de la portada meridional del mon. de los Jerónimos.
62. LISBOA, capital. Detalle de la portada meridional del mon. de los Jerónimos.
63. LISBOA, capital. Interior de la igl. del mon. de los Jerónimos.
64. LISBOA, capital. Bóveda del transepto de la igl. del mon. de los Jerónimos.
65. LISBOA, capital. Capilla mayor de la igl. del mon. de los Jerónimos.
66. LISBOA, capital. El claustro del mon. de los Jerónimos.
67. LISBOA, capital. Otra perspectiva del claustro del mon. de los Jerónimos.
68. LISBOA, capital. Bóveda de una de las pandas inferiores del claustro del mon. de los Jerónimos.
69. LISBOA, capital. Bóveda de una de las pandas superiores del claustro del mon. de los Jerónimos.
70. LISBOA, capital. Decoración del piso superior del claustro del mon. de los Jerónimos.
71. LISBOA, capital. Crucificado en el coro alto de la igl. del mon. de los Jerónimos.
72. LISBOA, capital. Bóveda del refectorio del claustro del mon. de los Jerónimos.
73. LISBOA, capital. Sala capitular del claustro del mon. de los Jerónimos.
LISBOA** (IV), capital del distrito, de la provincia y de Portugal: 1 de noviembre de 2015.
Monasterio de los Jerónimos**. Mandado construir por el rey Dom Manuel, el director del proyecto desde 1502 hasta 1516 Boytac, a quien sucedió, desde 1517 hasta 1521, J. Castillo. Tras la muerte del rey, la construcción se paralizó y fue retomada en 1572 por Torralva y más tarde por J. Ruán. En 1983 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Es una joya del estilo manuelino y uno de los monumentos más importantes de la ciudad.
   La portada meridional*, concebida por Castillo, todavía seguía los cánones góticos, consta de dos partes. La inferior está limitada por un arco conopial, coronado por una imagen de Santa María de Belém; bajo el arco se ve la figura de Enrique el Navegante. En el tímpano hay tres bajorrelieves que representan dos escenas de la vida de San Jerónimo y el escudo portugués. El conjunto se encuentra rematado por la figura del arcángel San Miguel.
   La portada occidental* es la entrada principal de la iglesia y constituye un excelente ejemplo de la transición entre el estilo gótico y el renacimiento. En ella se aprecia la mano de Boytac en el diseño de la estructura de la puerta y, por otra parte, la mano del escultor Charèntenne, que dejó su impronta renacentista en muchos motivos decorativos, sobre todo en las imágenes del rey Dom Manuel y de su esposa.
   El interior** es impresionante no sólo por la amplitud y luminosidad de su nave única, sino también por su abigarrada y fantástica decoración con los típicos temas manuelinos. Destaca la espléndida bóveda del transepto** que cubre una superficie de 29 x 19 m sin necesidad de apoyos centrales, gracias a una compleja red de nervaduras diseñadas por Castillo en 1527.
   La capilla mayor* fue construida en 1572, por Ruán es estilo plenamente renacentista; el retablo está formado por cinco cuadros que representan distintos momentos de la Pasión de Cristo. El sagrario, de plata, constituye una buena muestra de la orfebrería portuguesa del siglo XVIII.
   El claustro** es una obra única en la que se ha integrado armoniosamente la participación de tres arquitectos y tres estilos. Diseñado en un principio por Boytac, comenzó la construcción de las cuatro alas de la planta inferior en estilo manuelino. A partir de 1517, Castillo terminó las bóvedas de la planta inferior y construyó dos alas de la planta superior en estilo plateresco. Finalmente Torralva terminó las dos alas que faltaban en el claustro alto con su estilo clasicista. El claustro es amplio y presenta en el patio descubierto un jardín dividido en cuatro partes por dos paseos diagonales. La decoración parece querer invadirlo todo. En ella se mezclan motivos típicamente manuelinos, como la letra M, la esfera armilar o las sogas, motivos religiosos, relacionados con la Pasión de Cristo, hornacinas con santos o medallones con retratos de navegantes. En la pared meridional del piso superior del claustro hay una puerta que comunica con el coro alto, construido a mediados del siglo XVI por Torralva. Normalmente no se puede visitar. Conserva una magnífica sillería realizada por D. de la Garça durante el siglo XVI. Tras seis años de trabajo fue completamente restaurado.
   La sacristía*, construida por Castillo en estilo manuelino. Es un espacio casi cuadrado cuya bóveda se apoya en una sola columna situada en el centro. De sus paredes cuelgan catorce cuadros, que representan escenas de la vida de San Jerónimo, atribuidos a diversos pintores manieristas portugueses.
   Al salir de la portería se encuentra se encuentra un extenso edificio de estilo neomanuelino que alberga el Museo de Arqueología y parte del Museu da Marinha. Fue construido en 1895 sobre las ruinas de las dependencias de los monjes que habían sido destruidas por el terremoto de 1755.

Enlace a la Entrada anterior de Lisboa**:

lunes, 23 de octubre de 2017

2045. LISBOA** (III), capital: 31 de octubre de 2015.

38. LISBOA, capital. El teatro nacional de Dona Maria II.
39. LISBOA, capital. El monumento a Pedro IV.
40. LISBOA, capital. Una de las fuentes de la praça do Rossio.
41. LISBOA, capital. En la praça do Rossio.
42. LISBOA, capital. Detall de una de las fuentes de la praça do Rossio.
43. LISBOA, capital. Una última imagen de la praça do Rossio.
44. LISBOA, capital. El elevador de Sta. Justa.
45. LISBOA, capital. En la parte superior del elevador de Sta. Justa.
46. LISBOA, capital. Subiendo la escalera del elevador de Sta. Justa.
47. LISBOA, capital. El Mon. do Carmo, desde el elevador de Sta. Justa.
48. LISBOA, capital. La praça do Rossio desde el elevador de Sta. Justa.
49. LISBOA, capital. Las ruinas del mon. do Carmo.
50. LISBOA, capital. Ventanal del mon. do Carmo.
51. LISBOA, capital. Ábside de la igl. del mon. do Carmo.
52. LISBOA, capital. Túmulo de la reina Ana en el mus. del Mon. do Carmo.
53. LISBOA, capital. Entre momias del mus. del Mon. do Carmo.
54. LISBOA, capital. Otro de los túmulos del mus. del mon. do Carmo.
55. LISBOA, capital. Paños de azulejos en el mus. del mon. do Carmo.
56. LISBOA, capital. El pelourinho en la praça do Municipio.
57. LISBOA, capital. La Câmara Municipal en la praça do Municipio.
LISBOA** (III), capital del distrito, de la provincia y de Portugal: 31 de octubre de 2015.
   En la praça do Rossio* o de Dom Pedro IV, viejo recinto ciudadano siempre presente en la vida de la capital portuguesa. Su planta rectangular constituye el eje estético del centro de Lisboa.
   Asentado en lo que fuera solar de la sede central de la Inquisición portuguesa, que reconstruyó Pombal tras el terremoto de 1755 y desapareció en 1836 a causa de un incendio, el bello perfil del teatro de Dona Maria II preside con elegancia el lado septentrional del Rossio.
   Se trata de una construcción neoclásica, realizada por el arquitecto italiano Fortunato Lodi en 1846, que ostenta una amplia y larga fachada, centrada en un pórtico dotado de seis esbeltas columnas jónicas procedentes de la desaparecida iglesia de São Fracisco. Este pórtico majestuoso está coronado por un gran frontón triangular decorado con alegorías en piedra, obra de Assis Rodrigues. El edificio tiene dos niveles bien definidos, provistos de amplios ventanales, y un tercero, de menor altura, coronado por remates de sesgo clasicista.
   Frente a la fachada del teatro se alza el monumento a Pedro IV, obra del escultor Elias Robert y del arquitecto Gabriel Davioud -ambos franceses-, que se elevó para perpetuar el reconocimiento del pueblo portugués a Pedro IV y sus ideas liberales. En éste se integran, además de la noble evocación del rey, cuatro grandes alegorías de las virtudes cardinales (Prudencia, Fortaleza, Justicia y Templanza), así como dieciséis escudos en bajorrelieve de ciudades de Portugal y cuatro figuras representando a la Fama. Los dos extremos de la plaza están ocupados por dos hermosas fuentes de tazas decoradas con figuras alegóricas.
   El Monasterio do Carmo** es actualmente una ruina familiar para los lisboetas; está atravesado en el lado sur por el elevador neogótico de Santa Justa*, un ascensor construido en el siglo pasado por G. Eiffel. La construcción del Monasterio data de 1423 y permanece en estado ruinoso desde el gran terremoto de 1755. El museo**, instalado en las ruinas del Monasterio, se extiende por todo el recinto del cenobio, albergando una serie de excelentes colecciones arqueológicas, entre las que sobresale la integrada por túmulos y lápidas sepulcrales. Destaca: una pila bautismal medieval, un sarcófago del siglo XIV y cuatro lápidas sepulcrales hebraicas, un túmulo renacentista con la estatua yacente del caballero Rui de Meneses, varias sepulturas del siglo XV y una magnífica cruz románica de cobre.
   La Praça do Município está compuesta por un admirable conjunto formado por la Câmara Municipal y el pelourinho, y es conocida comúnmente por el nombre de largo do Pelourinho debido al rollo característico que fue levantado, frente a la Câmara Municipal, en el siglo XVIII. Aunque su tradición se remonta al año 1392, fecha en la que se levantó un monumento similar en la capital portuguesa. Hoy día, tras ser despojado de los ganchos de hierro en los que se colgaba, para escarnio popular, a los condenados, el pelourinho ha logrado permanecer como símbolo de la libertad ciudadana de administrar justicia. La configuración actual de la Câmara Municipal data del año 1864; el edificio está basado en un proyecto de restauración de P. da Silva, inspirado en los perfiles tardíos del neoclasicismo.

Enlace a la Entrada anterior de Lisboa**:

domingo, 22 de octubre de 2017

2044. LISBOA** (II), capital: 31 de octubre de 2015.

18. LISBOA, capital. Fachada de la Sé Catedral.
19. LISBOA, capital. Una de las torres de la Sé Catedral.
20. LISBOA, capital. Exterior del brazo del crucero de la Sé Catedral.
21. LISBOA, capital. Parte posterior de la Sé Catedral.
22. LISBOA, capital. Nave central de la Sé Catedral.
23. LISBOA, capital. Otro aspecto del interior de la Sé Catedral.
24. LISBOA, capital. Una de las capillas de la Sé Catedral.
25. LISBOA, capital. Cúpula y bóvedas del crucero de la Sé Catedral.
26. LISBOA, capital. Capilla mayor de la Sé Catedral.
27. LISBOA, capital. Retablo de una de las capillas de la Sé Catedral.
28. LISBOA, capital. Vidrieras de uno de los rosetones de la Sé Catedral.
29. LISBOA, capital. La igl. de Sto. António con la Sé Catedral al fondo.
30. LISBOA, capital. Interior de la igl. de Sto. António.
31. LISBOA, capital. Cúpula sobre el crucero de la igl. de Sto. António.
32. LISBOA, capital. Imagen de Sto. António en su igl.
33. LISBOA, capital. Lugar del nacimiento del Sto. en el corredor subterráneo bajo la igl. de Sto. António.
34. LISBOA, capital. Portada de la igl. de Nossa Senhora da Conceição Velha.
35. LISBOA, capital. La portada de la igl. de Nossa Senhora da Conceição Velha desde otro ángulo. 
36. LISBOA, capital. Detalle de la portada de la igl. de Nossa Senhora da Conceição Velha.
37. LISBOA, capital. Otro detalle de la portada de la igl. de Nossa Senhora da Conceição Velha.
LISBOA** (II), capital del distrito, de la provincia y de Portugal: 31 de octubre de 2015.
   Sé Catedral**. A pesar de quedar gravemente afectada por varios seísmos, así como por sucesivas obras de remodelación, mantiene todavía visibles sus esenciales componentes románicos y góticos. La edificación fue comenzada poco después de que Alfonso I conquistara Lisboa a los musulmanes, lo que sucedió en 1147.
   La fachada, con una profunda arcada y un rosetón inscrito en un arco de medio punto, está flanqueado por dos robustas torres con contrafuertes, siguiendo el esquema románico anglo-normando.
   El interior es austero, de planta de cruz latina y dividido en tres naves por pilares cruciformes; la nave central está cubierta por una bóveda de cañón con arcos fajones, y las laterales, por bóvedas de arista. Los muros están recorridos en lo alto por un falso triforio y en ellos se abren sobrios ventanales que iluminan la nave.
   En la nave lateral izquierda se encuentra la capilla de Bartolomeu Joanes, rico mercader lisboeta que la mandó construir en 1322; es una bella construcción gótica en cuyo interior se halla el túmulo de su fundador, labrado en piedra calcárea, y en el que figuran un blasón y una estatua yacente que representa al difunto mercader. Guarda esta capilla un interesante Nacimiento* barroco realizado por Machado de Castro, en 1766.
   El ábside alberga la capilla mayor, que tras varias reconstrucciones, ofrece hoy al observador un interior de estilo barroco y neoclásico, con revestimiento de estucos, pinturas y mármoles, cubierta con una bóveda vaída y muros reforzados con pilastras jónicas. 
   Frente a la Catedral se levanta la iglesia de Santo António. La construcción de esta iglesia se inició en el año 1767 y finalizó en 1812 por V. de Oliveira.
   En la rua de Alfandega, se halla la iglesia de Nossa Senhora da Conceição Velha. Fue construida posiblemente en 1520, bajo el reinado de Dom Manuel, por el arquitecto João do Castilho, sobre el solar de una antigua sinagoga judía. Ha sido totalmente destruida a causa de sucesivos terremotos salvo el pórtico y una capilla que sirve de coro en el lado norte. Quedó intacto el lienzo de la pared del lado sur, donde se halla su magnífica portada* manuelina escoltada por dos ventanales enrejados. El tímpano está decorado con un relieve que representa a Nuestra Señora de la Misericordia, rodeada de personajes de la época a los que la Virgen cubre con su manto. 

Enlace a la Entrada anterior de Lisboa**: